Gerente de Agroalimentaria de AENOR.

“La certificación ayuda en la exportación de productos agroalimentarios”

El sector agroalimentario español se desenvuelve bien en el extranjero. ¿Es el producto español de este sector una referencia de calidad? ¿Cómo está posicionado en este sentido en los mercados extranjeros?

Por supuesto que es una referencia de calidad; así lo muestran los indicadores económicos del 2013: Según datos de FIAB, las exportaciones de la Industria de Alimentación y Bebidas sumaron 22.594 millones de euros en 2013 siendo una cifra récord en exportaciones y suponiendo un incremento del 1,5% respecto al ejercicio anterior. Si nos comparamos con otros países europeos como Italia, Alemania o Francia, España ha obtenido un crecimiento en sus exportaciones de alimentos y bebidas muy destacado.

Respecto a productos españoles presentes en mercados internacionales, el vino, la carne de cerdo y el aceite de oliva, por este orden, siguen siendo los productos del sector más exportados.

Cabe destacar que las ventas en el exterior de productos de alimentación y bebidas representan ya el 10% de las exportaciones totales de bienes de la economía española.

Por otro lado, los indicadores de certificaciones de calidad y seguridad de las empresas españolas también reflejan que nuestros productos son una referencia de calidad. España figura entre los diez países del mundo con mayor número de certificados ISO 22000, con 468 certificados, según el informe mundial de ISO (Organización Internacional de Normalización).

Es difícil competir con países que han “vendido” mejor su marca alimentaria y gastronómica. ¿Qué puede hacer España en este sentido?

En España estamos haciendo las cosas bien pero fallamos a la hora de contarlo. Tenemos que hacer un esfuerzo por comunicar, también internamente, las virtudes de los alimentos españoles. En este sentido la iniciativa de la promoción de la Marca España está ayudando en este empeño. Por otro lado la mejora de la competitividad de las empresas también está incrementando nuestra capacidad de venta en mercados exteriores. Por último en el sector agroalimentario sin duda alguna la generación de confianza es una de las claves y en este sentido los certificados de Calidad y Seguridad Alimentaria de AENOR ayudan en este empeño.

La apertura de empresas españolas al exterior es más necesidad que vocación. ¿Cree usted que en un futuro a corto plazo la tendencia será la contraria, es decir, que las pymes que se establezcan lo harán directamente pensando en las ventas exteriores?  

En algunas empresas es cierto que ha sido más necesidad que vocación pero un porcentaje importante de empresas agroalimentarias españolas ya tenían esa vocación exportadora. A corto plazo si bien el consumo interno crecerá, conforme se asiente la recuperación económica, la exportación debe ser algo que siempre debe explorar cualquier industria alimentaria española porque es el presente y también el futuro del sector. Hay que tener en cuenta que hay ciertos países como China u otros emergentes que empiezan a tener una clase media que demanda unos alimentos de Calidad y Seguridad Alimentaria como los que se producen en España y esos son los mercados que hay que buscar para continuar con los buenos datos económicos del sector.

¿Qué papel desempeñan los certificados de calidad a la hora de la salida al exterior de un producto alimenticio?  

Los Certificados de calidad de AENOR sin duda generan confianza, y actúan como auténticos pasaportes de calidad.

La certificación es una herramienta que impulsa las exportaciones de productos agroalimentarios. Por ejemplo, las grandes cadenas de distribución europeas exigen a sus proveedores/productores de Marcas Propias el cumplimiento de unos protocolos de seguridad alimentaria, como BRC e IFS. Estos permiten que productores de todas las partes del mundo, puedan llevar sus productos a nuevos mercados.

Por otro lado, la certificación Europea de Buenas Prácticas Agrícolas GLOBALGAP para frutas y vegetales frescos abre a las organizaciones certificadas nuevos mercados. España es el principal exportador de Frutas y Hortalizas en la Unión Europea.

AENOR, como entidad de referencia en certificación en nuestro país, tiene vigentes más de 2.400 certificados al sector agroalimentario, que apoyan la competitividad, calidad y seguridad de las organizaciones, al tiempo que contribuyen a generar confianza.

Estamos en un sector en el que la confianza es clave. ¿Qué ventajas tiene la certificación para las empresas agroalimentarias?

La confianza es crítica en el sector agroalimentario. Lo hemos visto muchas veces, todos los años suceden problemas de inocuidad en los alimentos que consumimos. Pues bien, la certificación quiere decir dos cosas: que esa organización se esfuerza por el trabajo bien hecho, y se ha sometido a un examen voluntario de un tercero, y que puedo confiar en ella. La certificación aporta al sector agroalimentario seguridad, calidad y confianza. Aseguran, por ejemplo, la trazabilidad desde el origen y ofrece un control sistemático de los distintos eslabones de la cadena alimentaria. Además, aseguran la inocuidad de los alimentos. Y lo más importante, facilitan el acceso a los mercados.

¿Qué requisitos tiene que cumplir una empresa para obtener el certificado de AENOR?

El compromiso de la dirección de las organizaciones es clave a la hora de implantar un Sistema de Gestión de la Calidad que apuesta por la mejora continua. En primer lugar debe implantar la norma o referencial. Una vez implantados, se puede contactar a AENOR para que lo audite. La Entidad realiza una primera auditoría, en la que si se detectan ‘no conformidades’ o incumplimientos de las normas se da un plazo para subsanarlas. Las certificaciones suelen tener un plazo de tres años (en el caso de sistemas de gestión); durante este tiempo, la empresa se compromete a someterse auditorías anuales de revisión con el objetivo de comprobar que la norma se sigue cumpliendo. En el caso de productos, la vigencia del certificado suele ser de un año.

¿Qué pueden hacer las instituciones para seguir fomentando la internacionalización de las empresas españolas del sector?

Sin duda fomentar iniciativas como la Marca España y la aplicación de Normas o Protocolos Privados (BRC, IFS, GLOBAL GAP) que sin duda generan confianza y ayudan a abrir mercados.

Compartir
Etiquetas: 0