“La adopción de los cambios tecnológicos por parte de las grandes empresas es generalizada” - Moneda Única
Entrevistas

“La adopción de los cambios tecnológicos por parte de las grandes empresas es generalizada”

Entrevista a Jordi Albareda, Director General Unidad Evidencias Digitales. SGAIM, para Moneda Única

¿Cuál ha sido la evolución de las tecnologías para la identificación digital en los últimos años? ¿qué factores han influido más decisivamente en su definitiva implantación?

A efectos aplicados no puede considerarse únicamente la evolución tecnológica sino la combinación de ésta con el desarrollo normativo y la adopción de soluciones por parte de empresas o entidades de referencia que actúan como ejemplo para otras.

En general podemos distinguir tres grandes hitos, el primero sería el despliegue de la firma electrónica basada en certificados digitales a partir del año 2003. Su aplicación en transacciones entre empresas o entre éstas y sus clientes sigue sin ser masiva por las dificultades y desconocimiento asociado a su uso, pero sí se emplea masivamente en las relaciones con la administración pública.

El segundo hito es la adopción por parte de las grandes empresas de soluciones de firma digital avanzada, las más habituales la firma digital manuscrita, también denominada biométrica y la firma con clave OTP, esto es, las claves de un único uso que recibimos en nuestro dispositivo móvil para confirmar una transacción o aceptación de un documento propuesto. Estas soluciones sí han sido adoptadas masivamente por las empresas dado que el usuario únicamente precisa disponer de un móvil para completar la operación propuesta.

Un tercer contexto, más cercano en el tiempo, sería el proceso de vídeo identificación, si bien la tecnología de comunicación multimedia ya se encontraba disponible, el desarrollo normativo con respecto a la identificación en remoto para la activación de servicios financieros, aplicando este proceso, ha propiciado su eclosión, en combinación con la aparición de estándares técnicos que permiten emplear estas soluciones en un navegador web o integradas en una app para dispositivos móviles.

¿Cómo va progresando este sector en España, un país por lo general reticente a los grandes cambios tecnológicos, donde en algunos sectores no se considera prioritaria la digitalización?

No existe una falta de interés o demanda real, la adopción por parte de las grandes empresas podemos decir que ya es generalizada y también existe un mercado demandante por parte de PYMES y profesionales independientes. Obviamente la situación vivida a partir del mes de marzo del año pasado ha actuado como catalizador.

¿Qué retos plantea la implantación de tecnologías y herramientas de identidad digital en las empresas?

Si la adopción no es más rápida se debe principalmente a la problemática para integrar estos procesos y en algunos casos los costes. Adicionalmente, las empresas se encuentran ahora atendiendo urgencias y los objetivos de mejora de procesos, siendo importantes, pueden haber quedado comprometidos por la falta de recursos, ya sean económicos o de dedicación.

Pero como proveedores de estas soluciones nuestra visión debe ser que mejorando las opciones de uso y reduciendo los costes, tanto de adopción como de transacción, la adopción seguirá acelerándose. No puede culparse al mercado de lentitud de adopción, cuando algo es fácil, económico y resuelve un problema real, la adopción por parte del usuario es poco menos que inmediata.

¿Cómo cree que evolucionará a corto – medio plazo este sector? ¿Hacia dónde evolucionarán estas tecnologías?

A nivel funcional la facilidad de adopción real debe ser el primer objetivo. Obviamente existen soluciones inmediatas pero cuando la empresa necesita más funcionalidad, por ejemplo, poder personalizar los contratos en la propia transacción, validar documentos presentados por el aceptante, realizar envíos múltiples, las soluciones requieren ya un nivel de sofisticación más elevado.

La segunda evolución son los costes, nuestra visión es que una transacción, con todos los elementos de confianza digital que exige el mercado, debe tender a situarse sobre los 20 o 30 céntimos para resultar atractiva a un número mayor de empresas. Actualmente el coste de referencia de mercado puede superar el euro por operación.

Otro punto de evolución reside en la posibilidad de emplear de forma más fácil para los usuarios los certificados digitales a través de sus móviles. En el momento en que sea una opción asumible por el usuario a efectos aplicados, las empresas lo considerarán una alternativa real a la firma electrónica avanzada, mayoritaria actualmente en el ámbito mercantil.

Más a medio plazo, ya en el contexto de las identificaciones telemáticas, deben racionalizarse los modelos de servicio, no tiene sentido que un usuario que opere, por ejemplo, en 5 portales de criptomonedas deba realizar cinco veces el proceso y facilitar su DNI a cinco operadores. Es costoso y multiplica el riesgo. Hay proyectos basados en nuevas aplicaciones de blockchain que pueden aportar soluciones en este campo pero llevará su tiempo dado que también hay que definir nuevos modelos de negocio que soporten esta especialización.

¿Cuál es la trayectoria de SGAIM en España? ¿Qué clase de servicios ofrece y para qué clientes?

SGAIM presta servicios desde hace más de 30 años en el sector de la gestión documental y de la información, principalmente a gran empresa siendo los sectores financiero, asegurador y distribución los más destacados. A partir de 2016 se inició la prestación de servicios de confianza digital con plataformas propias, originalmente en proyectos para gran empresa, pero en 2021 hemos presentado nuestro portal de servicios para todo tipo de PYMES aplicando algunas soluciones innovadoras como la firma electrónica avanzada a través de WhatsApp o el generador de contratos dinámico desde documentos Word para facilitar soluciones inmediatas a empresas sin departamento técnico, aportando también un planteamiento de coste reducido como el comentado anteriormente.

Compartir
Etiquetas: 00