Biden: ¿100 días para salvar a América? - Moneda Única
EconomíaMercados

Biden: ¿100 días para salvar a América?

salvar-a-america

Joe Biden asumió ayer, 20 de enero, el cargo de 46º presidente de los EE. UU. con la promesa de salvar a América, de dotar al país, en los 100 primeros días de su mandato, de un paquete de estímulos de 1,9 billones de dólares y un plan para distribuir 100 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19.

Según los cálculos reflejados en un informe desarrollado por Euler Hermes, uno de los accionistas de Solunion, este último objetivo es en gran medida alcanzable siguiendo el ritmo de distribución observado en los EE. UU. durante la última semana.

“Bidenomics”

“Bidenomics”, que comprende medidas en diversas áreas como inversiones en infraestructura, el impulso de proyectos verdes, cambios en comercio y alzas de impuestos, entre otros, es valorable que un estímulo más suave tiene más posibilidades de superar el examen del Congreso.

En ese escenario central (60% de probabilidad), es probable que el Presidente Biden consiga el apoyo suficiente para gran parte del plan, incluyendo chequeos de estímulo de 1.400 dólares, pero tendría que comprometer el alcance del apoyo local y estatal.

Tras la Ley CARE votada en marzo de 2020 (2,2 billones de dólares), y la Ley de “Response and Relief Act” (0,9 billones de dólares) votada en diciembre de 2020, el plan de estímulo del Presidente Biden por valor de 1,9 billones de dólares también se centra en las mismas prioridades a corto plazo: apoyo directo a las personas y las familias mediante controles de estímulo y un mejor seguro de desempleo; gastos suplementarios en atención médica para luchar contra el virus; apoyo financiero local y estatal y créditos fiscales. Biden ha confirmado que este plan no se financiaría mediante la subida de impuestos.

Sin embargo, durante su campaña, Biden había prometido un aumento de 6,4 billones de dólares en el gasto bruto total, principalmente en infraestructura, salud y educación, financiado en parte por nada menos que 3,7 billones de dólares en ingresos fiscales adicionales (neto de incrementos menores en el crédito fiscal), con lo que su plan de estímulo neto de 10 años alcanzó los 2,7 billones de dólares.

Esas promesas de una política fiscal expansiva pertenecían a un mundo anterior a la época del Covid-19, en el que no se esperaba ninguna Ley de “Response and Relief Act” de 900.000 millones de dólares ni ningún Plan de Rescate Americano de 1,9 billones de dólares.

Ambos se añaden al programa de gastos generales a lo largo de diez años, aunque no por su valor nominal completo, ya que parte de ellos podría materializarse a través de una distribución anticipada del paquete inicial de 6,4 billones de dólares promovido por Biden a lo largo de su campaña.

Aun así, el informe de Euler Hermes prevé un estímulo bruto total de 8 billones de dólares (+1,6 billones de dólares) en su escenario principal, por lo que sólo el 60% del Plan de Rescate Americano se desarrollaría realmente.

En los escenarios alto y bajo, el estímulo bruto acabaría alcanzando los 8,4 billones de dólares (+2 billones de dólares) y los 7,8 billones de dólares (+1,4 billones de dólares), respectivamente. En consecuencia, la deuda y el déficit público como porcentaje del PIB deberían aumentar notablemente, lo que haría que el primero siguiera una trayectoria sistemáticamente superior a la que se habría previsto inicialmente, a pesar de la vuelta a un potencial de crecimiento real similar a largo plazo. En 2030, la deuda pública de los Estados Unidos podría alcanzar el 166% del PIB.

Medidas anti Covid-19

En los últimos siete días, los EE. UU. han alcanzado una tasa de vacunación de alrededor de 1 millón por día (0,3% por día). El camino hacia la inmunidad de grupo para final del segundo trimestre/principio del tercer trimestre está, por lo tanto, muy avanzado en los EE. UU. La parte más vulnerable de la población (mayores de 65 años y enfermos crónicos, alrededor del 20% del total) debería haber alcanzado ya la inmunidad al final del primer trimestre, lo que permitiría cierta relajación de las restricciones.

Sin embargo, el virus sigue extendiéndose con suma rapidez, y la tasa de reproducción sigue siendo superior a 1. El sistema de atención de salud está sometido a un gran estrés: a 400 hospitalizados por millón, la presión es el doble de lo que era en marzo y julio de 2020. De los hospitalizados, 72 están en tratamiento en la UCI; también muy por encima del nivel observado en marzo o julio. Esto demuestra que la continuidad de la actual campaña de vacunación no será suficiente para contener el coste económico y humano de la crisis sanitaria en los EE. UU.

Compartir
Etiquetas: 0000