FinanzasOpinión

La transformación del sistema crediticio en España

La transformación del sistema crediticio en España

José María de Hevia, Socio Director del Área Corporate Finance de EFE&ENE y Luis Tarabini-Castellani Aznar, Director del Área Corporate Finance de EFE&ENE, analizan en este artículo la transformación del sistema crediticio español, consecuencia de la crisis del COVID-19

Los empresarios españoles se encuentran hoy inmersos en el diseño de posibles escenarios de recuperación post-pandemia. En este contexto de desaceleración o pre-crisis, y a diferencia de lo vivido en 2008, el sistema financiero internacional, con los bancos centrales mundiales a la cabeza, ha ido ayudando a salvar etapas, gracias a la inyección de liquidez, que aunque ha ayudado a nuestro tejido industrial, no va a poder evitar que se enfrente a una doble crisis.

El Gran Confinamiento y la adaptación a las fases de desescalada, a la que algunos sectores como el turismo apenas han podido acceder todavía, han sumido el tejido empresarial en una doble situación de déficit: el coyuntural y el estructural.

Al primero de esos déficits es fácil enfrentarse porque es fácil determinarlo: se calcula lo que la empresa ha dejado de ingresar durante el obligado cierre por confinamiento, se compensan los gastos que la empresa haya podido anular o reducir, se financia ese déficit y se sigue trabajando, a pesar del incremento de la deuda.

El segundo déficit es mucho más complejo porque la solución pasa “por trabajar con diferentes escenarios, y todos ellos inciertos”. En el primer caso, resume José María de Hevia, socio del Área de Corporate Finance de EFE&ENE, se trata de sumar y restar, en el segundo de proyectar, pero proyectar sobre una base de costes y gastos cierta, pero de ingresos muy inciertos.

En este diseño a futuro, el problema estriba, según de Hevia, en “la gran dificultad de hacer proyecciones financieras y de negocio sólidas. Las crisis financieras se resuelven proyectando escenarios, lo peor que se descuenta es la incertidumbre, y en este caso no sabemos cuál va a ser el impacto real del Covid19 en la economía. Nadie sabe lo que nos vamos a encontrar al salir del shock del confinamiento. Algunos analistas hablan de recuperaciones en V, otros de U, o de L y el gobierno dibuja una V asimétrica. La realidad es que nadie lo sabe”.

Una de las medidas de alivio para la empresa española podría encontrarse en la búsqueda de nuevas vías de financiación, advierten desde el área de corporate finance del multifamily office valenciano, tanto por el lado de la deuda como del capital. En el actual contexto, en el que la banca gestiona el grueso de esta actividad explica Luís Tarabini-Castellani Aznar, el papel de los nuevos jugadores en el sistema financiero va a consistir, en parte, en ofrecer alternativas de financiación en unos casos, y en otros en complementar las soluciones tradicionales de la banca, lo que modificaría el sitema crediticio actual.

Es decir, que el hasta hace poco concentrado y estandarizado mercado de la financiación que ofrecía los tradicionales productos (préstamos, pólizas, confirming, factoring, leasing, etcétera) tanto en largo como el corto plazo, tendrá que convivir con otras soluciones. Estamos hablando del crowlending, de los fondo de capital privado o Private Equity y los fondos de deuda, entre otros.

El uso de la primera, el crowlending, en el que intervienen prestando numerosos inversores, no está generalizado en España pero cada vez tiene más usuarios y se cierran más operaciones y de mayor tamaño. Es más ágil, no requiere garantías ni está asociado a otros compromisos como contratación de seguros, etc.

El Private Equity consiste en invertir en el capital social de otras compañías para, tras un evento de liquidez (como podría ser la venta de la compañía, la sustitución por otro inversor, la recompra, et.) obtener una rentabilidad determinada. El plazo de permanencia de estos socios en el capital está entre cuatro y ocho años y dotan a la compañía de gran solvencia y estabilidad.

En el tercer caso, el de los fondos de deuda, se dedican a invertir en la deuda de otras compañías con un calendario de devolución de la deuda y una estructura pactadas. Permite estructuras de financiación y garantías muy diferentes a la financiación tradicional y le dan mucha importancia al plan de negocio, por ejemplo.

Por supuesto, advierte el Director del Área de Corporate Finance, el escenario actual exige tomar precauciones a la hora de incrementar el endeudamiento de las empresas. Es necesario endeudarse para financiar la incertidumbre, para ganar tiempo, pero los problemas económicos no se solucionan con soluciones financieras. Hay que ser muy cautos y asesorarse muy bien.

En cuanto a las refinanciaciones, se espera una oleada de este tipo de operaciones. Hay que estudiar a fondo la compañía, su modelo de negocio a la perfección y generar una propuesta que sea válida para todos: empresa y pool de acreedores. Hay que tratar de buscar siempre soluciones definitivas y evitar parches que suelen no servir bien a su propósito y terminan por salir muy caros, asegura.

José María de Hevia es Socio Director del Área Corporate Finance de EFE&ENE. Luis Tarabini-Castellani Aznar es Director del Área Corporate Finance de EFE&ENE

Compartir
Etiquetas: 0