EconomíaEmpresasLogística

Recomendación de aceptar bonos de compensación para evitar la quiebra de aerolíneas

Posible crisis de las aerolíneas

El estado de alarma declarado para hacer frente a la propagación del COVID-19 ha afectado gravemente a la economía española. Uno de los sectores más afectados es el del transporte aéreo, que a finales de la semana pasada había sufrido ya la cancelación de más de 92.000 vuelos en Europa.

Tal y como dicta el reglamento europeo 261/2004, las aerolíneas se han visto obligadas a devolver el dinero de los billetes de avión adquiridos por todos aquellos usuarios que se han quedado en tierra. Ante este escenario, Meritxell Codina, directora de la consultora en aeronáutica y aviación Eurania, asegura que “la situación financiera de las compañías aéreas es muy comprometida, ya que gran parte de su liquidez proviene de los ingresos recibidos por las reservas efectuadas”. Aunque las aerolíneas están exentas de proceder al pago de compensaciones, sus problemas de solvencia por la falta de ingresos han provocado que intenten suplir el reembolso por bonos de crédito que podrán ser utilizados cuando se revierta la situación en el país.

Para evitar la quiebra técnica financiera de estas compañías, Eurania hace una llamada al sentido común de la población. “Si queremos contribuir a la supervivencia de nuestras aerolíneas, los usuarios afectados deberían, en la medida de lo posible, aceptar estos bonos de crédito y evitar reclamar el reembolso”, asegura Codina. De esta forma, las compañías mantendrán una liquidez que será imprescindible para reanudar las operaciones cuando la crisis sanitaria lo permita.

El turismo y la conectividad, en jaque

En este sentido, la consultora recuerda que el transporte aéreo y el turismo son sectores estratégicos para la economía española, ya que el 80% de los turistas que recibe nuestro país llegan en avión. Eurania alerta de que es imprescindible mantener las líneas aéreas para evitar un efecto dominó que arrase con otros subsectores asociados al turismo como hoteles, restaurantes, agencias de viajes o tour-operadores. Codina sostiene que “la vertebración territorial del país pasa por la conectividad de las regiones extra-peninsulares del país, como Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla, que dependen del transporte aéreo para trasladarse”.

Medidas desde la Administración y flexibilidad de AENA

Eurania augura un futuro incierto a las compañías aéreas debido al desconocimiento sobre cuándo podrán volver a operar con normalidad, además de las graves consecuencias que tiene paralizar sus planes de expansión o de concentración empresarial. Por ello, pide que desde la Administración se tomen medidas y se aprueben ayudas como ya han hecho países como Italia, quien ha destinado 600 millones de euros para salvar a Alitalia.

De igual forma, Codina considera necesario que los operadores aeroportuarios ofrezcan algunos beneficios a las aerolíneas. “Si queremos salvar a nuestras compañías, AENA debe poner facilidades mediante una rebaja de las tasas o las tarifas de estacionamiento, tanto mientras dure el cese de operaciones como el tráfico aéreo se normalice”, asegura la directora de Eurania.

A pesar de todo, la consultora aeronáutica también da un toque de atención a las aerolíneas, a las que les pide que actúen con transparencia y humildad para ganarse la empatía de la ciudadanía. Tras años en los que los usuarios han visto mermados o desatendidos sus derechos como pasajeros cuando se han visto afectados por un vuelo cancelado, un retraso o un overbooking, ahora deben facilitar unos procesos ágiles para hacer las reclamaciones.

Compartir
Etiquetas: 0000