EmpresasTurismo

Las aerolíneas están al borde de la quiebra

sector-aereo

La afección que está teniendo el COVID-19 en la actividad de las aerolineas es tanta como para provocar que estén al borde la quiebra. Algunas de ellas ya se han producido y otras están a punto del colapso financiero.

Da igual el tamaño de la compañía o los destinos, todos están pasando una grave crisis. En Europa, Lufthansa, que es la compañía que más viajeros transporta en el continente, podría acumular unas pérdidas de hasta 1.200 millones de euros. Esto ha hecho que el gobierno alemán se plantee el rescate de la compañía.

Según alguna agencia de noticias, Lufthansa podría recibir del gobierno alemán hasta 10.000 millones de euros. La compañía alemana ha manifestado que con el efectivo del que dispone en este momento, a duras penas llegaría a poder afrontar pagos en algunas semanas.

De momento hay líneas aéreas como Alitalia y Norwegian que ya han sido rescatadas por sus respectivos gobiernos.


La liquidez de las compañías aéreas está en grave peligro. No solo no se factura, sino que además hay que hacer las devoluciones de los billetes que ya estaban reservados antes de la crisis y que han tenido que ser devueltos, suponiendo esto una grave crisis de liquidez.

Además, la amortización de las flotas ya es inviable en los términos que se había previsto antes de la crisis del COVID-19.

Por todo ello, las aerolíneas hacen un desesperado llamamiento para que sean rescatadas con el dinero de cada gobierno y así paliar su coyuntural estadio de insolvencia temporal por falta de liquidez.

Pero lo peor no es solo la falta de liquidez. El futuro, según algunos expertos, al menos a corto plazo, tampoco es halagüeño ya que se estima que no se recupere el nivel de uso del avión hasta dentro de dos o tres años.

La Comisión Europea, por su parte, ya se ha manifestado a este respecto indicando que dejará a los gobiernos que entren en el capital de empresas afectadas por el coronavirus.

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) considera que las aerolíneas europeas tendrán que afrontar unas pérdidas en sus ingresos de más de 82.000 millones de euros y que podría afectar a casi 7 millones de trabajadores. Según IATA, en España estas pérdidas serían superiores a los 14.000 millones.

Compartir
Etiquetas: 00