EconomíaEmpresasMercadosOpinión

Las insolvencias crecerán en China un 25% en 2020

Las insolvencias crecerán en China un 25% en 2020

Según Crédito y Caución las insolvencias empresariales en China serán por encima del 25% durante este año, especialmente focalizadas en pymes privadas que operan en los sectores de peor rendimiento y tienen un acceso limitado a la financiación. Las insolvencias en China han crecido en los dos últimos años debido a la menor expansión económica y el reequilibrio de la economía hacia el consumo interno. Las empresas altamente endeudadas en segmentos con exceso de capacidad, como minería, papel, circuitos impresos, textil, construcción naval, energía solar, acero, metalurgia y textil son especialmente vulnerables. También presentan dificultades aquellas que dependen de las exportaciones a Estados Unidos, especialmente en los sectores de metalurgia, maquinaria electrónica, textil o los neumáticos.

El brote de coronavirus ha afectado gravemente a la economía china en el primer trimestre de 2020, generando un impacto inmediato en los sectores del comercio, turismo, ocio, restauración, inmobiliario y transporte, donde los flujos de caja se han visto presionados por el brusco deterioro de las ventas. Las medidas adoptadas por la Administración china para contener la expansión de brote han tenido un impacto significativo en la demanda interna, la producción industrial, la inversión y las exportaciones. A pesar de la reanudación de la producción y las medidas de estímulo, Crédito y Caución prevé que la tasa de crecimiento económico de China se deteriore bruscamente en 2020, situándose en crecimiento cero o incluso llegando a la contracción.

China ha visto paralizada su producción manufacturera e industrial en el primer trimestre de 2020. Todo repunte económico se verá limitado por la persistente debilidad de la demanda, tanto interna como de los mercados exteriores, afectados por el deterioro de Europa y Estados Unidos. Entre los riesgos a la baja para el crecimiento de China está una posible falta de contención del brote en el país, la evolución de la pandemia a nivel global y el conflicto comercial con Estados Unidos.

La Administración china se enfrenta a un difícil equilibrio entre el apoyo al crecimiento económico y un proceso ordenado de desapalancamiento financiero a medio plazo. Aunque la deuda del gobierno central se mantiene por debajo del 25% del PIB, la deuda total del país casi triplica el tamaño de la economía: la deuda de los gobiernos locales asciende a un 60-70% del PIB, la de las empresas alcanza el 155% y la de los hogares no ha dejado de crecer en los últimos cinco años, fruto del mercado hipotecario.

Compartir
Etiquetas: 00