Magali Silva - Moneda Única
Ministra de Comercio y Turismo de Perú.

“Perú necesita capital extranjero para hacer hoteles, ampliar los aeropuertos y construir más puertos”

Licenciada en Economía por la Universidad del Pacífico y titulada en maestría en Economía por la Universidad de Oregón, Magali Silva trabajó en puestos de responsabilidad en el Banco Central de Reserva del Perú. Desde mayo de 2012 hasta julio del 2013 fue Viceministra de Mype e Industria del Ministerio de la Producción, y actualmente ocupa la cartera de Comercio y Turismo en el Gobierno del presidente Ollanta Humala. Ha ejercido también la docencia en temas económicos y ha realizado ponencias y presentaciones a nivel nacional e internacional.

El presidente Humala ha realizado en julio una visita oficial a España acompañado de una importante delegación empresarial. ¿Cuáles han sido los resultados de esa visita?

Las relaciones entre España y Perú se encuentran en su mejor momento. Hemos avanzado muchísimo después de la firma del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea en la profundización de nuestro comercio y podemos hacerlo aún más. Nuestras exportaciones hacia España están concentradas hacia el gas natural y  la energía, pero tenemos un monto de alrededor de 500 millones de dólares en  exportaciones no tradicionales y que son las que mi Departamento promueve porque son las que generan empleo y tienen alto componente tecnológico y de innovación. Esas exportaciones han crecido un 14,5 por ciento el año pasado y es una prueba  de la importancia de encuentros como este.

España es ya el primer inversor en Perú, pero los intercambios comerciales son todavía escasos. ¿Se han dado pasos para potenciarlos?

Además de las multinacionales españolas, que están todas, en estos momentos hay ya más de 300 pequeñas y medianas empresas españolas que están afincadas en Perú, solas o a través de joint ventures y que empiezan a producir bienes para una clase media pujante que, además, se convierte en un mercado interno muy interesante para los inversores. Yo pienso que ahora se abre una etapa en la que nosotros tenemos que conseguir concitar el interés de los inversores españoles en apostar por las manufacturas. La manufactura va a requerir inversiones importantes como por ejemplo en el sector de la industria petroquímica.

Perú es ya la economía que  más crece de la región y lo hace, además con una baja inflación, y un mínimo nivel de deuda. ¿Cuáles son las perspectivas a medio plazo?

En 2014 experimentamos una desaceleración en la velocidad que veníamos creciendo por el fuerte impacto que tienen los minerales en nuestra economía. Ahora tenemos en Perú un plan nacional de diversificación productiva que apunta hacia el futuro, a acortar esos años que nos separan de los países  en desarrollo y no hay otra forma de hacerlo que a través de la innovación, la tecnología y el emprendimiento. Esas son áreas por las que Perú está apostando y mirando a los próximos diez años. También tenemos un plan nacional de exportación estratégica con plazo hasta 2025 en el que nos hemos propuesto diversificar la oferta exportable, diversificar los mercados y facilitar el comercio mediante la reducción de las trabas burocráticas y profesionalizar los recursos humanos. Esta es un área que nosotros ofrecemos a España porque pensamos que España tiene mucho que aportar.

El boom de la economía peruana se ha producido con la minería y las materias primas. ¿Se están impulsando otros sectores para ampliar la diversificación económica y evitar el monocultivo?

Nos hemos propuesto en diez años duplicar estas exportaciones no tradicionales. Hemos venido desarrollando sectores en los que tenemos fortalezas como en la industria agroalimentaria. Tenemos clima, tenemos suelos, tenemos la posibilidad de sacar más de una cosecha al año y conseguimos rendimientos altísimos. Por eso estamos duplicando la extensión de terreno para sembrado de 200.000 a 400.000 hectáreas en cuatro regiones con grandes tecnologías de irrigación. Estamos también entrando en la pesca con proyectos de acuicultura marina y de ríos y lagos. Igualmente estamos trabajando en el turismo que puede ser un gran factor de atracción y necesitamos capital extranjero para hacer grandes cadenas hoteleras. Necesitamos ampliar los aeropuertos, construir más puertos a lo largo de la costa.

La concesión a Perú de los juegos Panamericanos de 2019 ¿abre nuevas oportunidades a las empresas españolas?

Por supuesto y muy especialmente en el sector de la construcción. En el tema de los Panamericanos vamos a dejar muy encaminados los procesos administrativos para la concesión de las infraestructuras que se necesitan. Lo que nos interesa señalar es que, a través de esta oportunidad, Perú cumple sus compromisos. Hemos firmado un compromiso y lo vamos a cumplir.

Uno de los esfuerzos más importantes del Gobierno del presidente Humala es la lucha contra la pobreza. ¿Cómo puede contribuir España?

Ya lo está haciendo, por ejemplo con los proyectos de instalación de la fibra óptica y la colaboración de empresas de comunicación digital. A través de Internet se consigue educar, sanar, ofertas de trabajo, etc. Es decir, el cambio se logra con la era digital, sobre todo en un país como Perú con una geografía harto complicada.

Un aspecto fundamental en las decisiones de inversión es la seguridad jurídica. ¿Qué garantías ofrece Perú a los inversores extranjeros?

Exactamente las mismas que tiene un inversor nacional. El inversor en Perú tiene las garantías de que somos un país previsible, las reglas del juego son estables, tenemos una política macroeconómica que funciona y que no se va a cambiar. Pero también la seguridad de que si entran en una controversia con el Estado el inversor la puede llevar a los foros internacionales porque Perú forma parte de todos estos tratados internacionales y los respeta.

Un asunto que ensombrece en parte la buena gestión económica del Perú es el de la corrupción. El Gobierno de Humala está haciendo esfuerzos importantes para combatirla, ¿con qué resultados?

Nuestro Gobierno está haciendo esfuerzos denodados contra la corrupción. Recientemente hemos firmado con la OCDE un convenio para poder cumplir todos los requisitos que exige esta organización. De hecho, en el Gobierno se ha tratado de instaurar  una política por la que los funcionarios nos obligamos a ceñirnos estrictamente a las normas, tenemos un código de ética que cumplir y lo mismo ocurre en todos los poderes del Estado y también hemos hecho reformas en la policía. De todas formas es cierto que todavía nos falta vencer algunos escollos acumulados durante muchos años en los que no se pensaba que la corrupción era un mal endémico. 

Compartir
Etiquetas: 000