Made in Brazil. La estrategia de exportación de la marca Brasil - Moneda Única
Opinión

Made in Brazil. La estrategia de exportación de la marca Brasil

Opinión

Paula Ramona Feiten Teixeira
Analista de Desarrollo Internacional de CreditServices


Con la globalización de las economías y la internacionalización de los negocios, los mercados extranjeros se han convertido en objetivos estratégicos para las organizaciones. La internacionalización de las empresas, ya sea mediante la ampliación de sus operaciones a los mercados extranjeros, ya sea a través de la adquisición de insumos, componentes y / o productos terminados, parece haberse convertido en una cuestión relativa a la propia supervivencia de las organizaciones en mercados cada vez más competitivos. El establecimiento de estrategias es un requisito previo para el desarrollo, especialmente para los líderes empresariales que conocen las turbulencias de los entornos en los que operan sus empresas. La práctica del pensamiento estratégico aparece como punto clave en este entorno que constituye un terreno fértil para las oportunidades de negocio.

La competitividad es la palabra clave. La alta demanda del mercado internacional existe, sólo nos hace falta saber competir. La ocasión requiere la presentación del país como una potencia en todos sus aspectos, sea económico, industrial, comercial, social o turístico. La cuestión es posicionar, de manera coherente, la marca Brasil en el exterior. El éxito de su inserción en los mercados exteriores depende de la calidad de cómo se articula el proceso. La motivación proviene del mercado. La mejor manera de asegurar la competitividad en el mercado global consiste en participar efectivamente en él, lo que ayuda a promocionar las exportaciones y fortalecer nuestra producción.

Hay varias razones para invertir en Brasil: su ubicación geográfica y el tamaño del mercado son factores clave. A esto se le añade la calidad de sus tierras y el hecho de compartir frontera con casi todos los países de Sudamérica. El crecimiento sostenido también aparece como un factor importante. En los últimos años ha ido creciendo de forma significativa la participación de la economía brasileña en el comercio mundial. Existen abundantes ejemplos de innovación tecnológica en sectores clave como, por ejemplo, en las áreas de fabricación de aviones, exploración de petróleo en aguas profundas y en combustible de etanol basado en la producción y el biodiesel, además de nuestros recursos naturales y capital humano, reconocidos internacionalmente.

Son diferentes las acciones y estrategias que van a cambiar la percepción del cliente acerca de la marca Brasil. Hoy en día, conquistar nuevos mercados y ampliar la gama de la participación en el comercio mundial son las metas de peso para Brasil, que aún sigue el desarrollo de una presencia en el exterior. La posibilidad de crecimiento en las ventas al exterior, por supuesto, va para una mayor participación de productos con mayor valor agregado. Es importante destacar, sin embargo, que el proceso de internacionalización, aunque positivamente evaluados por el lado del gobierno, se ha logrado, en su mayor parte, por el empuje y la iniciativa decidida del tejido empresarial. Cabe señalar también la función decisiva de APEX que crea e innova la marca Brasil a través de ferias internacionales, seminarios, simposios y conferencias. Es una forma extraordinaria de mostrar la riqueza de nuestro país a todo el mundo.

Brasil ha ganado una mayor expresividad mundial a través de eventos como ferias y seminarios en el exterior. La creatividad y la innovación están presentes, pero todavía hace falta el apoyo y la organización a lo largo del camino de esta reciente progresión. En la actualidad, exportar dejó de figurar como status para convertirse en una necesidad. Debemos pensar en la actualidad en el comercio exterior sobre la base a tres aspectos diferentes: en primer lugar como una estrategia, en el segundo como forma de diluir el riesgo y, por último, como mecanismo para no concentrar los esfuerzos productivos solamente en el mercado interno.

Hay aumento de los flujos comerciales, pero la inversión aún es irregular. Y la toma de decisión, que ya fue vista como el villano, se está configurando como una nueva estrategia. La importación entra en escena con todos sus personajes, protagonistas y personajes secundarios, como una forma de compensar, conservar, y sobre todo poner en práctica las ventas. Este aspecto está siendo objeto de interés de las pymes y de las grandes empresas como una solución inteligente y forma de ampliar sus actividades comerciales y de producción. La importación juega un papel vital en la vida económica de cualquier país, incluso aquellos que pueden representar más riesgo. Ningún país es autosuficiente pero es que no debemos olvidar la regla económica que señala que los países más industrializados y desarrollados son los que, a su vez, presentan mayores necesidades de ampliación de sus relaciones en el plano internacional.

Para bien o para mal, la globalización es un hecho en nuestro medio. Brasil todavía tiene que demostrar buena parte de sus capacidades y posibilidades de desarrollo. Será entonces cuando el mercado brasileño se habrá ganado el respeto de los inversores. Brasil debe enfrentarse a la competencia exterior como forma de contrarrestar la incursión masiva de capital extranjero para hacerse con el capital de las principales empresas del país. El éxito en los mercados extranjeros está estrechamente vinculado en definitiva a la efectividad de los procesos de formulación y aplicación de estrategias internacionales de marketing internacional y comercialización.

Paula Ramona Feiten Teixeira
Analista de Desarrollo Internacional de CreditServices

Compartir
Etiquetas: 00000