Sobredimensionamiento en la banca española - Moneda Única
Finanzas

Sobredimensionamiento en la banca española

Los bancos españoles cerrarán el 11% de sus oficinas en 2010, según estudio realizado por la consultora Cognodata
Una mala gestión en el proceso podría poner en riesgo el 50% del negocio de las oficinas clausuradas

Según el estudio realizado por Cognodata, consultora en Estrategia de Clientes, la banca española cerrará el 11% de sus oficinas en 2010 como continuación del proceso iniciado el pasado año y con el objetivo de adaptarse a la situación económica del mercado.

La consultora ha analizado el tamaño de la red bancaria en España y la repercusión del cierre de oficinas. Las Comunidades Autónomas con mayor excedente en este sentido son La Rioja, Aragón, Castilla y León y Extremadura, mientras que Canarias, País Vasco, Madrid y Cantabria son las que menor reducción requieren.

Desde el año 2000 hasta el 2008, los bancos españoles abrieron 6.765 nuevas oficinas, hasta alcanzar las 46.065. El año pasado se inició no solo el paro de este proceso de crecimiento, sino que se inició un proceso de reducción paulatina que se sigue manteniendo este año. A finales de 2009, se vieron afectadas un 5% de las oficinas bancarias y Cognodata estima que en 2010 serán hasta un 11%.

El reto de las entidades es que la reducción no afecte a sus ingresos por lo que la mayoría de los bancos elimina aquellas con un nivel de rentabilidad más baja. Esta estrategia deberá ser valorada exhaustivamente porque lleva a mantener los puntos tradicionales y consolidados en detrimento de las oficinas en nuevos mercados con mayor potencial de futuro.

Según las estimaciones de Cognodata, las oficinas que serán cerradas en los próximos meses (cerca de 5.000) generan en la actualidad un margen ordinario anual que se sitúa entre los 5.000 y los 6.000 millones de euros. Aquellas entidades que gestionen adecuadamente el proceso de cierre podrán retener hasta el 90% del negocio actual; mientras que aquellas que no cuiden dicho proceso únicamente podrán retener un 50% del mismo. De este modo, para una entidad que cierre 100 oficinas, la diferencia entre realizar adecuadamente el proceso de cierre y no hacerlo se traducirá en una pérdida de ingresos de entre 45 y 50 millones de euros.

El estudio de Cognodata, dirigido por Raúl García Monclús, socio director de la firma y experto en banca, se basa en un profundo análisis del potencial bancario de particulares y empresas en 700.000 tramos de vías de toda España. Para ello, se han utilizado diversos indicadores como población, renta, ciclo de vida, intensidad competitiva y turismo, entre otros. El potencial del mercado se ha comparado con la concentración de oficinas bancarias existente en cada uno de los tramos.

Los resultados obtenidos destacan a cuatro comunidades autónomas con una red sobredimensionada que deberían, por tanto, ser el foco de atención de la estrategia de los bancos el próximo año. Se trata, según el estudio, de la Rioja, Aragón, Castilla y León y Extremadura. En comparación con la media española, otras cuatro regiones, Canarias, País Vasco, Madrid y Cantabria tienen, sin embargo, una red mucho menos dimensionada, de manera que deberían ser objeto de una menor concentración de los puntos de atención bancaria al público.

La estrategia que proponen los expertos de Cognodata es utilizar herramientas de análisis de geomarketing e inteligencia artificial para clasificar con criterios claros a las oficinas, analizar las distancias entre oficinas alternativas a la que se clausura y los clientes, activar un proceso de tutelaje de los clientes que se migran, entre otros aspectos. Así mismo, Cognodata recomienda seguir favoreciendo la multicanalidad, ya que según datos de la consultora, el incremento previsto de la multicanalidad previsto para los próximos tres años es del 71% para el SMS, del 55% para el email y del 43% para la web.

Compartir
Etiquetas: 0000000