MercadosOpinión

México busca la diversificación para su desarrollo

mexico
Conviene no quitar de la mira de las exportaciones españolas a un país como México, cuya dependencia comercial con Estados Unidos es muy alta. Precisamente este hecho hace que el comercio exterior de México trate de profundizar en otros mercados como el europeo.

Publicamos aquí el artículo editado en Moneda Única hace seis meses sobre los asuntos legales y precios de transferencia en materia impositiva en México, escrito por los profesionales de Garrigues; y extractamos una parte del artículo publicado en aquella fecha en donde se analiza la economía y el comercio bilateral del país norteamericano con España.

Novedades en materia impositiva (precios de transferencia): Reciente jurisprudencia de laSuprema Corte de Justicia en México

Manuel Llaca y Carlos Fernando Sánchez, Garrigues México.

Através de la reforma fiscal de 2014, en México se implantó (por medio del artículo 31-A del Código Fiscal de laFederación) la obligación de presentar la declaración informativa de “operaciones relevantes” a los contribuyentes que, entre otras operaciones, realizaran operaciones con partes vinculadas.

Dicha obligación fue motivo de múltiples controversias; inclusive, el citado precepto llegó a declararse inconstitucional por la Corte Suprema en México, por violación al principio de reserva de Ley, ya que la disposición vinculante contenía vicios que atacaban la seguridad jurídica del contribuyente.

En efecto, el catálogode operaciones y las formas en que éstas debían reportarse únicamente se encontraban en los formatos publicados por las autoridades fiscales en su portal de internet, por lo que, más allá de que sólo estuviera a disposición de los contribuyentes por medios digitales, éstos también podían ser objeto de cualquier modificación en el momento en que las autoridades fiscales así lo decidieran.

Por otro lado, desde 2017 las autoridades tributarias mexicanas, através de la emisión de l regla 3.9.1.3. de la Resolución Miscelánea Fiscal, establecieron algunos requisitos para las deducciones que se originaran con motivo de ajustes de precios de transferencia, entre los que se encontraba la presentación en tiempo y forma de la propia declaración informativade “operaciones relevantes”.

No obstante lo anterior, se consideró que la deducción derivada de ajustes de precios de transferencia, no se podía condicionar a la presentación de dicha declaración informativa, por tratarse de una obligación que había sido declarada inconstitucional.

No fue sino hasta la reforma del año 2018, cuando el sistema normativo para la presentación de la declaración de “operaciones relevantes” se modificó para complementarse con el artículo 25, fracción I de la Ley de Ingresos de la Federación de ese ejercicio, a través de la cual se establecieron las operaciones y las formas en que se debía presentar dicha declaración informativa, que fueron replicadas en la Ley del 2019.

No obstante, dicha modificación también fue objeto de impugnación a través de múltiples amparos que fueron presentados ante el Poder Judicial. Como consecuencia de lo anterior, el 5 de julio de 2019, la Segunda Sala de la Corte Suprema en México, publicó 2 sentencias (que formaron jurisprudencia) que en esencia declaraban la legalidad y constitucionalidad de la presentación de las declaraciones informativas de “operaciones relevantes”: En este sentido y de manera simultánea, la Corte emitió una tercera sentencia (que formó jurisprudencia con las anteriores), en la cual terminó por resolverse la legalidad de tal obligación, condicionando las deducciones que provengan de ajustes en materia de precios de transferencia, al requisito formalde presentar las declaraciones informativasde “operaciones relevantes” antes mencionadas, estimando que dicho requisito no transgrede el principio de reserva de Ley, puesto quese trata de una condición complementaria y no sustitutiva a las existentes para las deducciones en general, que salvaguarda la función fiscalizadora de las autoridades fiscales.

En nuestra opinión, dicha jurisprudencia es delicada ya que la consecuencia establecida no guarda proporción con la conducta infractora y se da más relevancia a la forma que a la sustancia. Por ello, entendemos que la Corte deja de lado la evolución que se ha venido dando en el sistema jurídico mexicano en relación con las declaraciones informativas, pues más allá de que la obligación de presentar las declaraciones informativas de “operaciones relevantes” sea o no constitucional, lo cierto es que no se debede condicionar de manera tajante la deducción derivada de los ajustes de precios de transferencia al cumplimiento de un requisito meramente formal, en concreto, la presentación de la declaración antes mencionada.

En todo caso, y en el supuesto de que se considerara como indispensable el requisito que nos ocupa para que las autoridades puedan ejercer su función fiscalizadora, sería importante nivelar la excesiva consecuencia por la falta de presentación de la declaración informativa, otorgando al contribuyente el derecho a ser requerido por las autoridades, como ya ocurre en el caso de otras declaraciones informativas.

Actualmente, ninguna disposición de las que se han venido mencionando contempla un requerimiento por parte de la autoridad fiscal en caso de que el contribuyente no presente la declaración informativa de “operaciones relevantes”, únicamente se establece un plazo adicional para cumplir correctamente con dicha obligación cuando la declaración sí se ha presentado pero de manera incompleta o con errores, no así cuando el contribuyente no hubiera procedido a su presentación.

Como referencia histórica análoga en México, es relevante recordar el caso de la adición del tercer párrafo de la fracción XIX del artículo 31 de la Ley del Impuesto sobre laRenta (LISR) vigente a partir del 1 de enero de 2005, hoy fracción XVIII del artículo 27 de la misma Ley (a partir de la reforma de 2014), en la que se dispuso que los contribuyentes que debieran presentar las declaraciones informativas a que se refería el artículo 86 de la LISR -hoy a que se refiere el artículo 76 de la LISR- a requerimiento de la autoridad, es decir, sin una presentación previa, no se les tendría por incumplida dicha obligación como requisito para efectuar cualquier deducción autorizada, siempre que éstas se presentaran dentro del plazo de 60 días contados a partir de la fecha de notificación del requerimiento de presentación de las mismas.

En aquél entonces, dicha modificación fue consecuencia de un par de pronunciamientos por parte de la misma Suprema Corte que, al igual que en el caso que nos ocupa, se condicionó la deducción de un concepto (pagos al extranjero), al cumplimiento del requisito meramente formal consistente en la presentación de una declaración informativa, medida que incluso los legisladores consideraron excesiva para el contribuyente.

Derivado de lo antes expuesto y, considerando la gravedad de la consecuencia derivada de la no presentación de la declaración de operaciones relevantes, avalada por la Corte en México, se está trabajando en la actualidad en una posible reforma legislativa con el fin de que se realice una modificación de la norma o, al menos una remisión expresa dentro del mismo último párrafo de la fracción XVIII del artículo 27 de la LISR, para que se incluyan las declaraciones informativas de “operaciones relevantes” como excepciones de incumplimiento y con ello se le dé oportunidad a los contribuyentes en este supuesto, a subsanar la omisión y con ello puedan salvaguardar la deducción en cuestión.

México es quizás el país que más en serio ha tenido que tomarse las amenazas del proteccionismo en el comercio exterior

El mes de junio del año 2019, ante la intención del presidente de Estados Unidos de implantar un arancel escalonado en todos los productos mexicanos importados, su homólogo mexicano no tuvo más remedio que comprometerse a endurecer su política migratoria destinando sus esfuerzos a registrar y controlar las entradas en la frontera y a desplegar 6.000 efectivos de la Guardia Nacional para contener la inmigración.

El arancel que usó Trump como arma hubiese significado un duro golpe para la economía del país latinoamericano.

La crisis migratoria no es el único de los problemas de México. Su crecimiento económico se ha ralentizado, a pesar de que creció un 2% en 2018. La economía mexicana perdió fuerza en el último trimestre de 2018, ante la debilidad del sector industrial (creció sólo un 0,2%), lo que confirma, según los analistas, un mayor enfriamiento de la actividad económica para 2019.

Con este dato, México habría registrado un crecimiento del 2% durante dos años consecutivos, 2017 y 2018, lo que puede ser valorado como positivo en la coyuntura internacional actual aunque está lejos del 2,9% de 2016. Se estima que en 2019 la economía habría crecido en el entorno del 2%.

En el poder desde hace un año, el presidente López Obrador llegó al cargo con un programa ambicioso pero inconcreto, de profunda reforma y regeneración política, económica y social, centrada en la lucha contra la corrupción como causa principal de los principales males del país, como la violencia, la impunidad o la desigualdad. En lo político, López Obrador basa su programa regeneracionista en la lucha contra la corrupción, a partir de una forma de gobernar basada en la honestidad y la fraternidad, para acabar con los privilegios de una pequeña minoría. La lucha contra la criminalidad será también una de las prioridades del nuevo gobierno que en 2018 alcanzó una cifra récord en homicidios en México.

México fue el 12º exportador y 12º importador del mundo en 2018 según la OMC. La evolución de sus exportaciones en las últimas décadas ha sido vertiginosa, pasando de 79.540 millones de dólares a más de 450.942 millones (datos OMC), lo que supone que se han multiplicado por cinco las ventas al exterior.

Si bien el dato es positivo, contiene una excesiva dependencia de Estados Unidos como cliente preferente (destino del 80% de las exportaciones y el origen de casi el 46,3% de las importaciones).

México ha firmado acuerdos de libre comercio con multitud de países, pero no ha conseguido diversificar su comercio exterior, de momento, aunque es cierto que hay una creciente presencia de los países asiáticos y europeos en la procedencia de la importación mexicana.

La balanza comercial en 2018 presentó un saldo deficitario de 13.882 millones de dólares. En 2018, el valor de las exportaciones totales de mercancías sumó 450.942 millones de dólares, un 10% más que 2017.

  • Mercados destino de la exportación mexicana

En 2018, el 80% de lo exportado por México fue a parar a Estados Unidos, que además subió un 9,6%. La exportación a la Unión Europea, que representa el 5,6% del total exportado por México, creció un 9,7% y la exportación a Japón, que representa 0,85% del total, disminuyó un 4,5%.

Dentro de la Unión Europea, destaca el crecimiento de la exportación mexicana a Italia en un 40% y a los Países Bajos en un 34%. Las exportaciones mexicanas a España, con una cifra de participación en el total de aproximadamente un 1,17%, han experimentado un crecimiento del 25% en 2018 en comparación con el año anterior, como consecuencia, sobre todo, de la recuperación del precio del petróleo, principal producto exportado por México a España.

En cuanto a las exportaciones mexicanas a Asia, que representan un 5,6% del total, han crecido en 2018 en un 11,2%, destacando sobre todo los crecimientos de India (43,9%) y Singapur (26,7%). Los mercados asiáticos más importantes para las exportaciones mexicanas son China, con un 1,64% del total exportado, Japón con el 0,85%, e India con el 1,09%.

México ha hecho un gran esfuerzo de diversificación de sus exportaciones a nivel global en los últimos años y los productos derivados del petróleo representaron sólo el 6,7% en 2018, cuando en 2015 representaron el 10,8% del total de las ventas de México al exterior, el 13,07% en 2013 o al 35% que representaban en los años 80.

  • Comercio exterior y relaciones bilaterales

Para España, las relaciones con Latinoamérica son de vital importancia, tanto en términos históricos y culturales como comerciales. Los principales socios y clientes de España en ese continente son México y Brasil, que representan el 44% de las exportaciones y el 46,2% de las importaciones.

En 2018, la exportación española alcanzó 4.560 millones de euros (1,5% del total), y cayó un 0,8% en relación con 2017 (4.598 millones de euros).

Por otra parte, según datos del Banco de México, España (5.519 millones de dólares) fue en 2018 el tercer suministrador de la Unión Europea para México (1,1% del total de importaciones de México), por detrás de Alemania (17.761 millones de dólares, 3,8% del total) e Italia (6.608 millones de dólares, 1,4% del total) y el segundo comprador de la Unión Europea (5.304 millones de dólares, 1,1% del total), después de Alemania (7.071 millones de dólares, 1,5% del total).

  • Perspectivas de futuro

Son meses algo convulsos para el comercio internacional a escala global y además, para México el panorama es peor al depender tanto de la exportación a Estados Unidos.

En cuanto a oportunidades para España en México, al ser grandes importadores de equipo y bienes intermedios, son especialmente relevantes los grandes sectores exportadores del país, como la industria del automóvil, el sector eléctrico y el electrónico.

Por otro lado, representan oportunidades los insumos y componentes y acabados ligados a las operaciones de infraestructura, especialmente en energía, transporte y telecomunicaciones. El sector eólico, solar y fotovoltaico se ha convertido en un fuerte importador de equipo español.

Compartir
Etiquetas: 000