Informe Fondos Soberanos 2015 de ICEX, ESADE y KPMG: Los fondos soberanos gestionaron activos por un valor récord de 7,1 billones de dólares en 2014 - Moneda Única
Finanzas

Informe Fondos Soberanos 2015 de ICEX, ESADE y KPMG: Los fondos soberanos gestionaron activos por un valor récord de 7,1 billones de dólares en 2014

España consolida su posición como destino de inversión de los fondos soberanos, al recibir más de 4.600 millones de euros en 2014 por parte de éstos. Actualmente existen 92 fondos soberanos operativos y 25 países consideran dotarse de uno.

En 2014, sumaron cerca de 140 operaciones y movilizaron unos 90.000 millones de dólares. Singapur, con los dos fondos soberanos más activos del mundo (Temasek y GIC), apuesta por la economía digital (startups y venture capital), tendencias que emergen en el comportamiento de los fondos soberanos. Se destacan nuevas alianzas en sectores estratégicos como el fútbol o el arte. Las inversiones en patrocinio del fútbol europeo alcanzan casi los 300 millones de dólares anuales. El flujo de inversión de los fondos soberanos crece y se consolida: ya son 92 los fondos operativos en todo el mundo (ocho más que en el informe anterior) y sus activos bajo gestión alcanzan los 7,1 billones de dólares –en el pasado informe eran 5,9 billones de dólares–, a la vez que 25 países estudian la posibilidad de dotarse de uno. La mayor capacidad de inversión se mantiene en cuatro polos (Noruega, Sudeste Asiático, los países del Consejo de Cooperación del Golfo y China), pero también emergen regiones como África o América Latina. Estos son algunos de los datos principales que recoge la cuarta edición de este informe ‘Fondos Soberanos’ elaborado por ESADE, KPMG en España e ICEX-Invest in Spain, que analiza el comportamiento y las principales tendencias de dichos vehículos de inversión a lo largo del 2014 y a principios de 2015 y en el que se observa “una creciente diversificación tanto sectorial como geográfica”, tal como ha destacado Enrique Verdeguer, director de ESADE Madrid. Junto a él, han presentado el informe en ESADE Madrid, Fernando García Ferrer, socio responsable de Mercados y Private Equity de KPMG; y José Carlos García de Quevedo, director ejecutivo de ICEX-Invest in Spain. David Vegara, profesor de ESADE y ex Secretario de Estado de Economía, ha acompañado la jornada con una ponencia titulada “Apuntes sobre la situación económica”.

Tal como destaca el informe, han sido cerca de 140 las inversiones realizadas por los fondos soberanos en 2014 y éstas han movilizado unos 90.000 millones de dólares. Temasek y GIC, ambos de Singapur, siguen encabezando el ranking de fondos más activos por segundo año consecutivo, con 40 y 23 transacciones respectivamente, seguidos del fondo soberano noruego GPFG, con 14 operaciones. La mayor diversificación y sofisticación de los fondos soberanos que se observa sucede en un momento en el que “su comportamiento está condicionado por la evolución del precio de las materias primas en general y del petróleo en particular”, ha precisado Enrique Verdeguer. Los fondos soberanos, propiedad de los gobiernos, no se han podido mantener aislados al cambio de entorno macroeconómico y geopolítico. En esta coyuntura, si bien los principales receptores continúan siendo sectores como el inmobiliario (donde se han dado tres de las cinco operaciones más grandes) o el de las infraestructuras, o países como Estados Unidos o China, emergen apuestas estratégicas y nuevas oportunidades. Éstas, derivadas de la nueva situación económica, llegan a destinos como Brasil y Emiratos Árabes Unidos, o a sectores tan diversos como las startups tecnológicas y el venture capital, la agricultura, las finanzas islámicas y la industria Halal, el fútbol o el arte. Otro fenómeno de creciente popularidad son los joint ventures o modelos de coinversión bilaterales, mediante los cuales se han materializado buena parte de las inversiones en el periodo analizado. “Resulta significativo constatar que cada vez más los fondos siguen una estrategia de aprendizaje junto a expertos locales”, ha señalado Verdeguer en este sentido, “evitando al menos en principio el control directo”. El entorno empresarial español, protagonista de importantes operaciones en los últimos años, ha vuelto a atraer la inversión de los fondos soberanos ante la recuperación económica del país. Éstos han invertido de manera directa más de 4.600 millones de euros en empresas españolas desde enero de 2014, cifra que remonta la tendencia que se mostraba en los dos últimos informes (en el informe Fondos Soberanos 2014, el flujo de inversión había sido de 2.700 millones de euros). El sector inmobiliario, solo precedido por el energético, concentró buena parte de las inversiones en el país. Se destacan la entrada del fondo de Singapur GIC en el accionariado del grupo inmobiliario Gmp y la del fondo catarí QIA en Colonial y su filial francesa SFL. Ambas operaciones confirman la vuelta de la confianza de los inversores al sector. Además, 2014 ha sido también el año del regreso del fondo kuwaití al país (KIA): éste adquirió el 40% de los activos de E.ON en España tras desembolsar 1.000 millones de euros; entró en el capital de Global Power Generation (filial generación internacional de Gas Natural Fenosa) con 485 millones de euros; y lideró, a través de Impulse International, la ronda de financiación de una startup española, Tyba. El volumen de las inversiones y los sectores beneficiarios de las mismas ponen de manifiesto que España sigue albergando excelentes oportunidades de inversión. En la pasada edición del informe, se planteaba una estrategia sistemática para estructurar en España los fondos de coinversión bilaterales. A finales de abril de 2015, a través de COFIDES, el Gobierno español cerró un acuerdo con el SGRF omaní para crear un vehículo de coinversión de 200 millones de euros, con el objetivo de impulsar la expansión de multinacionales españolas en Omán. En el mismo capítulo, se analiza la evolución de los fondos soberanos de América Latina, los cuales se han visto afectados sustancialmente por las oscilaciones de la economía global y, en particular, por las caídas en el precio de las materias primas (aunque no de manera homogénea). En total, son ocho los fondos que suman 50.800 millones de dólares en activos bajo gestión al término de 2014, cediendo 1.000 millones de dólares con respecto a 2013. Los que han sufrido un mayor impacto son el chileno FEES, el fondo mexicano y el brasileño, sin contar la evolución del fondo venezolano (cuyos activos han perdido más del 60%), inmerso en una crisis económica y social. Por el contrario, algunos fondos como los de Trinidad y Tobago, Panamá, Chile y Perú han visto incrementar sus activos en 2014. Destaca el FEF peruano, en el número 42 del ranking mundial de fondos soberanos, que ha notado un aumento de casi el 6% en sus activos, alcanzando los 9.100 millones de dólares. Otras dos regiones del mundo captan la atención de este informe: los integrantes del Consejo de Cooperación del Golfo, países de mayoría musulmana (que aglutinan 40% de los fondos soberanos operativos y el 46,4% de los activos gestionados por los fondos a nivel global: 3,3 billones de dólares) y tres punteros asiáticos – Singapur (GIC y Temasek), Corea del Sur (KIC) y Hong Kong (HKMA) –, cuyos fondos soberanos se sitúan entre los dieciséis más grandes del mundo, así como entre los más activos y sofisticados, con activos por valor de unos 987.000 millones de dólares.

Tras la crisis financiera, muchos de los fondos de Oriente Medio han comenzado a dirigir sus inversiones hacia dos sectores novedosos, las finanzas islámicas y la Industria Halal, y con ello se ha producido un efecto arrastre que ha movilizado a otros fondos de países no musulmanes. En cuanto a los fondos del sudeste asiático mencionados, los cuatro presentan características comunes en cuanto a su estrategia de inversión: apuestan por la economía digital (en esto destacan particularmente Temasek y GIC) y por modelos de coinversión, junto a otros inversores institucionales como los fondos de pensiones. En el panorama general, es creciente la inversión de los fondos soberanos en nuevas tecnologías e innovación, startups y venture capital. Esto ha dado lugar a los sovereign venture funds, las cuales se han multiplicado hasta alcanzar a “unicornios” y grandes startups cotizadas. La entrada de fondos soberanos en el capital de las startups en fases muy iniciales de financiación muestra la sofisticación de algunos de estos fondos, que apuestan de manera estratégica por la economía digital. Esto es un ejemplo de cómo los países inversores están diversificando sus apuestas estratégicas y buscando nuevas oportunidades en un escenario macroeconómico cambiante. Ante las expectativas de que la rentabilidad del sector agrícola en el largo plazo sea atractiva por tener una volatilidad más reducida que la Bolsa, los fondos soberanos podrían liderar el flujo de inversiones en activos agrícolas en los próximos decenios, ya que éstos pueden hacer frente a la alta volatilidad de los precios agrícolas a corto plazo. Otras alianzas estratégicas llegan a sectores tan diversos como el fútbol, con gran visibilidad internacional –las inversiones en patrocinio en el fútbol europeo alcanzan casi los 300 millones de dólares anuales–, o el arte, como instrumento de posicionamiento geopolítico y cultural del país, con las que se generan relaciones de largo plazo entre los países receptores y los fondos soberanos.

Compartir
Etiquetas: 00