India - Moneda Única

En 2025 será el país más poblado del mundo

El segundo país más poblado del mundo (1.220,8 millones de habitantes en junio de 2013) es el séptimo en extensión: un enorme mercado en pleno desarrollo con una altísima densidad de población, 343 habitantes / km2. India carga, al igual que Brasil, con la responsabilidad de ser un BRIC: uno de esos mercados cuya economía soporta altas expectativas por parte de la exhausta Europa y los siempre ambiciosos Estados Unidos. Un país complicado, inmerso en una importante vorágine económica pero sociológicamente anclado en la Edad Media.

La península de India, en lo que para nosotros es el lejano Oriente, hace frontera con Pakistán, China, Nepal, Bangladesh, Bhután y Myanmar, con Sri Lanka separada de dicha península por el Estrecho de Palk y el golfo de Mannar. India posee una orografía variada, con los Himalayas al norte y las playas al sur, y las llanuras a ambos lados del Ganges. 

Como muchas otras colonias en Asia y África, India ha sido explotada por los occidentales a lo largo de los últimos siglos. El carbón como máxima fuente de energía, posee también recursos petrolíferos y gas natural. De sus montañas se extraen hierro, manganeso, mica, bauxita, titanio y otros muchos minerales. A pesar de sus amplias reservas de carbón, la India importa dicho mineral para cubrir sus crecientes demandas de energía. También compra petróleo a sus vecinos árabes. Un dato que da idea de la importancia de India como mercado energético: en 2011, la India fue el cuarto mayor consumidor de energía del mundo después de Estados Unidos, China y Rusia.

En 2050 este será el país más poblado del mundo con una población cercana a los 1.400 millones. India ha pasado de la “emergencia” del subdesarrollo a la “emergencia” económica sin solución de continuidad, sin siquiera una oportunidad para sacudirse viejos lastres y sin dejar atrás una insultante desigualdad basada en el sistema de castas. En las ciudades las castas se ven amortiguadas, pero en el entorno rural (3/4 partes de la población) sigue muy vigente, pese a que en teoría existe una legislación que establece una discriminación positiva en favor de las castas más bajas. Las principales ciudades de India son: Mumbai (18,8 mill / hab.), Nueva Delhi (16 mill.), Calcuta (14,6 mill.), Chennai (Madrás, 7 mill.), Bangalore (6,8 mill.), Hyderabad (6,3 mill.), Ahmadabad (5,3 mill.), Pune (4,7 mill.), Surat (3,9 mill.), Kanpur (3,1 mill.) y Jaipur (2,9 mill.).

India muestra una intrincada realidad política. Las recientes elecciones generales (resultados de mayo de 2014) dieron la victoria a Narendra Modi, a la cabeza del Bharatiya Janata Party, y dejaron al representante de la dinastía Gandhi, Rahul, como jefe de la oposición. Volvió la mano dura por mayoría absoluta en un vuelco hacia el conservadurismo que no sorprendió a la escena internacional. Movimientos ciudadanos en contra de la terrible corrupción, el resurgimiento de algunos brotes maoístas, el eterno conflicto con Pakistán en Cachemira, algunas reivindicaciones de independencia, y sobre todo, el terrorismo islámico, no convierten a India en un estado fácil de gobernar y los ciudadanos optaron por la apuesta nacionalista hindú.

La república federal de la India se compone de 28 estados y 7 uniones territoriales. Estas siete unidades están administradas directamente por el gobierno central. En cada estado hay un gobernador nombrado por el “Chief Minister”, el jefe de gobierno, y hasta dos cámaras. Existen nada menos que 40 ministerios, de los que 33 cuentan con un ministro del gabinete o del consejo de ministros. También hay tres tipos de ministros en función de su importancia y de su rango. Los que están al frente del ministerio y son parte del gobierno; los que sólo están al frente del ministerio y los que están a las órdenes del primer tipo de ministros. En gran parte como consecuencia de su pasado colonial y de su idiosincrasia particular, India es un país muy burocrático. La organización institucional es muy compleja, lo cual, inevitablemente, favorece la corrupción. 

La creciente importancia del país en el panorama internacional se ve plasmada en las visitas que ha recibido en los últimos años, como la de Obama, Cameron, Hollande, Wen Jiabao, Putin o Merkel. Estas visitas versaban sobre temas defensivos, aunque sin olvidar la agenda comercial y financiera.  India, además, ha logrado una silla temporal en el Consejo de Seguridad de la ONU -votada casi por unanimidad- y un aumento de su cuota en el FMI junto al resto de los países emergentes. Nueva Delhi fue sede en 2012 de la cumbre de los BRICKS uniendo a Medvedev, Zuma, Rosseff y  Hu Jintao en un mismo escenario de diálogo aunque sin grandes acuerdos.

Nuestra balanza comercial es negativa aunque la tasa de cobertura ha mejorado

India y España no se conocen lo suficiente. Es la principal conclusión a la que se llega tras examinar sus relaciones bilaterales, que son buenas pero no estrechas. Sin embargo, hay presencia española en India e india en España, materializada en áreas como: proyectos de infraestructuras, energías renovables, producción textil o turismo. Se observa un esfuerzo por parte de las instituciones españolas para articular esa presencia empresarial en términos de pyme. Esto se debe a que, de momento, la balanza comercial entre ambos países es negativa para España, aunque nuestra tasa de cobertura ha mejorado sustancialmente, pasando del 30% de 2006 al 46,3% en 2013.

Principales acuerdos económicos

Entre India y España están vigentes los siguientes acuerdos:

  • Dos MOU entre la Federación de Cámaras de Comercio de India (FIICI) y la CEOE y la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA) para iniciar nuevos lazos económicos en los sectores de las infraestructuras, agricultura, procesamiento de alimentos, farmacéuticas, diseño, ciencia y tecnología, electrónica, energía renovable y educación superior, entre otros.
  • Acuerdo de cooperación tecnológica entre CDTI y Departamento de Ciencia y Tecnología del Gobierno indio con ocasión de la visita de la SE de Investigación, Desarrollo e Innovación en febrero de 2013. Áreas: energía y cambio climático, medio ambiente, tecnologías de la información, salud, nanotecnología o ámbito aeroespacial.
  • MOU sobre Carreteras firmado con ocasión de la visita de SM el Rey Juan Carlos en octubre de 2012.
  • MOU sobre Ferrocarriles firmado con ocasión de la visita de SM el Rey Juan Carlos en octubre de 2012.
  • Modificación del Convenio de Doble Imposición: artículos sobre intercambio de información entre administraciones.
  • 3 acuerdos bilaterales firmados durante Cumbre Tecnológica (noviembre 2011): Renovación del Programa de Cooperación Científica y Tecnológicas para periodo 2012-2014; Acuerdo sobre Biotecnología y Acuerdo de Cooperación Administrativa sobre Energías Renovables.
  • 3 MOUs firmados en abril de 2009 para cooperación en Energías Renovables Turismo y Agricultura.
  • Acuerdo de Comercio y Cooperación Económica, de 1972. Última reunión de la Comisión Mixta (8ª): junio de 2010 en Madrid.
  • Convenio Doble Imposición entre España e India: Entrada en vigor el 1 de enero de 1996.
  • Acuerdo para la Protección Recíproca de Inversiones: Entrada en vigor el 15 de diciembre de 1998.
  • Convenio de Colaboración CDTI y DST – TBD (Department of Science and Technology – Technology Development Board) de julio de 2006.
  • Comité Conjunto Hispano-Indio de Hombres de Negocios (Joint Business Council JBC).

Compartir
Etiquetas: