Internacionalización: oportunidad vs oportunismo - Moneda Única
Opinión

Internacionalización: oportunidad vs oportunismo

Rafael-Ruiz-Villar-(Ayudexport)

Rafael Ruiz Villar
Presidente de Ayudexport y vicepresidente del Club de Exportadores.


Durante los últimos meses, la palabra internacionalización es un término recurrente en todos los análisis económicos relacionados con España, en las tertulias especializadas e incluso en las conversaciones entre profesionales de la empresa.

Sin embargo, conviene no olvidar que la teórica panacea de la internacionalización también entraña riesgos para la empresa española en las actuales circunstancias de nuestro país.

Existe un consenso general, que ve en la internacionalización una oportunidad para la empresa española, que le permita asegurar su futuro en un entorno de creciente competencia. Las ventajas de la internacionalización, en este sentido, son evidentes. En primer lugar, reduce los niveles de riesgo en la empresa al diversificar sus clientes y las zonas geográficas en que actúa, permitiendo unas ventas más estables y equilibradas. Además, posibilita la innovación en la empresa, mediante la constante adaptación de sus productos y servicios a la demanda de los distintos mercados en los que esté presente. Igualmente, enriquece la cultura de la empresa, con las aportaciones de clientes de diversas procedencias y costumbres, lo que permite el diseño de estrategias más globales y competitivas. Finalmente, genera una disminución de costes, derivada de las economías de escala y, por tanto, mejora la competitividad general de sus productos. Todo ello, permite asegurar el futuro de la empresa en un contexto de elevada competencia y de globalización de los mercados.

Frente a esas indudables ventajas, con excesiva frecuencia el empresario español se enfrenta a los mercados internacionales con una elevada dosis de oportunismo, generado por la necesidad inmediata de hacer frente a un exceso de producción, que el mercado nacional no puede absorber debido a la caída de la demanda interna. Así, el sano objetivo de tener una presencia activa en los mercados internacionales, con vocación de permanencia en el largo plazo y un compromiso decidido de la dirección  de la empresa, se transforma, por la premura del día a día del negocio, en un objetivo cortoplacista en el que la preocupación de toda la organización se vuelca en deshacerse de unos stocks que financiera y económicamente son inasumibles, todo ello a la espera de que el mercado nacional se recupere.

La internacionalización requiere de una apuesta fundamentada y bien razonada de los órganos de gestión, como un activo esencial que hace viable y permite la supervivencia de la empresa. La dificultad de entrar en los mercados debe ser apoyada, ineludiblemente, por la constancia en el esfuerzo y la voluntad de permanencia en los mismos. No hay nada más descorazonador que la visión de historias de éxito en los mercados internacionales, protagonizadas por empresarios con arrojo y decisión y que, por la falta de interés en la consolidación de esos mercados, malgastan el ímprobo esfuerzo realizado y deslucen el nombre de la empresa y la imagen país.

Los clientes internacionales, al igual que los del mercado local, requieren no sólo de buenos productos y precios, sino también de la  atención en el tiempo, que permite consolidar la marca, así como mantener y preservar la cuota de mercado conseguida.

Sin duda, hay que aprovechar la oportunidad que se ha abierto en la mentalidad de las empresas españolas y convencerse de la utilidad de la internacionalización, evitando el oportunismo que puede generar recursos a corto plazo, pero que lastra la imagen en el exterior y la supervivencia futura de la empresa.

Debemos seguir hablando de internacionalización, pero desde el rigor, el método y la constancia, aspectos que analizaremos en próximos artículos.

Rafael Ruiz-Villar
Club de Exportadores e Inversores Españoles.

Compartir
Etiquetas: 0