Alberto Pan, Executive VP & CTO en Denodo.

“No es viable competir a nivel internacional sin una estrategia ambiciosa de gestión del dato”

Ultimamente oímos mucho hablar de la virtualización del dato. ¿Qué es o en qué consiste realmente?

La virtualización de datos es una nueva tecnología que permite hacer llegar a cada miembro de una organización los datos que necesita para tomar decisiones. Lo hace además exponiendo los datos en formatos adecuados a las necesidades de cada tipo de usuario y garantizando la seguridad y el cumplimiento de las regulaciones de datos. Con respecto a las tecnologías clásicas, la virtualización de datos permite conseguir estos objetivos más rápidamente y con mucho menos coste. Por ejemplo, Gartner estima que las organizaciones que usan virtualización de datos disminuyen sus costes de gestión de datos en un 45%. Esto explica la adopción tan rápida que está teniendo esta tecnología. Gartner estima que el 60% de las organizaciones la usarán en 2022.

¿Cómo afecta a las empresas?

Para ser competitivo hoy, es necesario tomar decisiones de negocio basadas en datos. Estas decisiones no están circunscritas a la alta dirección. Todos los decisores de la empresa a los distintos niveles deberían ser capaces de apoyar sus decisiones en base a datos, no a intuiciones. La virtualización de datos permite hacer realidad esta visión. Con las tecnologías tradicionales de gestión de datos, el coste y los tiempos se disparan, hasta el punto que vemos como muchas organizaciones pasan meses o años sin ver resultados tras inversiones millonarias. Por el contrario, la virtualización de datos es un enfoque más ágil que proporciona resultados mucho más rápidamente.

En cuanto a la gestión de los datos, ¿a qué retos se enfrentan las empresas actualmente?

Las empresas, y en particular sus departamentos de inteligencia de datos, se enfrentan a dos retos que están en cierta tensión. Por un lado, queremos exponer más datos que nunca a más usuarios que nunca, y proporcionándoles la flexibilidad adecuada en su manejo para que puedan tomar decisiones. Pero, al mismo tiempo, es necesario cumplir con múltiples regulaciones y restricciones para garantizar la seguridad y la privacidad. Esto crea dificultades, aunque no son insolubles con la organización adecuada y las tecnologías adecuadas.

En su opinión, ¿cree que las empresas españolas conceden al dato el valor que realmente tiene? ¿Cree que en España se invierte lo suficiente en este activo?

Hay un cambio evidente a mejor en los últimos años, pero la verdad es que sigo viendo más avanzados a algunos mercados, como el estadounidense, el japonés o el Reino Unido. Denodo tiene una presencia fuerte en dichos mercados y, en general, los niveles de inversión en gestión del dato que vemos en nuestros clientes son mayores en dichas áreas geográficas. Por ejemplo, veo más inversión en proyectos de ciencia de datos e IA. Aunque también es cierto que aquí hay muchas y honrosas excepciones. Y el nivel de los profesionales de datos, en general, no tiene nada que envidiar a los de otras regiones. Es sólo que a veces tienen menos medios.

Para una empresa que está internacionalizada, o que se plantea cruzar fronteras, ¿cómo le puede ayudar una buena gestión del dato?

Cuanto más nos alejamos de los entornos que conocemos bien, más nos fallan las intuiciones y más necesitamos basar nuestras decisiones en datos. El “instinto” que puede permitir tomar las decisiones correctas de forma natural en un entorno que conocemos muy bien, puede llevarnos a errores importantes en mercados que nos son menos familiares. Y la competencia es obviamente mucho mayor. No creo que sea viable hoy en día competir a nivel internacional sin una estrategia ambiciosa de gestión del dato.

Por último, con esta situación mundial que estamos viviendo a raíz de la COVID-19, ¿tiene algún consejo para las empresas desde el punto de vista del control de la información?

La situación es difícil para todas las compañías y no creo que haya fórmulas mágicas. Pero es verdad que las estrategias ágiles de gestión de datos muestran especialmente su valor en entornos muy cambiantes. Por ejemplo, las condiciones de mercado para distintos productos en distintas áreas geográficas y segmentos de población están cambiando muy rápidamente. Detectar y reaccionar rápidamente a esas situaciones es importante, y para eso hace falta una estrategia de captación, provisión y análisis de datos. Todo lo que una empresa pueda hacer en esa dirección creo que le ayudará en esta situación tan complicada.

Compartir
Etiquetas: 000